Cruz Egipcia

Los egipcios consideraban el Ankh como el símbolo de la vida eterna, conecta el tiempo humano con la eternidad y el universo; lo usaban los dioses, diosas y sus representantes. El Ankh se asemeja a una llave y se le considera la llave de la vida eterna después de la muerte. Los egipcios la reverenciaban principalmente como un símbolo espiritual, mediante la práctica de la llamada meditación egipcia o Neb-Ankh.

La forma de la Cruz Ankh se asocia la parte superior a una representación del tiempo cíclico, el brazo horizontal corresponde a la línea del tiempo rectilíneo (pasado, presente, futuro) y el trazo vertical de la cruz o tallo corresponde a, la estancia de los muertos. Convergiendo en tiempo lineal, con el tiempo infinito-cíclico y el mundo de los muertos.

Así mismo la argolla representa también los tres chakras (centros energéticos) superiores o espirituales del ser humano. Expresa también los principios divinos femeninos (útero, diosas de la naturaleza y el universo divino). El tallo es la línea vertical que representa a los cuatro chakras físicos inferiores; también expresan los principios masculinos (falo) y de los dioses. De esta forma, la barra atravesada representa la división entre lo masculino y lo femenino en todos los aspectos de la vida y su necesario equilibrio de la polaridad entre los dos.

Que podemos liberar:

  1. Magias Negras
  2. Liberar Parásitos Astrales
  3. Liberar Energía Negativa
  4. Liberar maldiciones, entre otras
  5. Liberar Entes, entre otros
  6. Limpiar casas
  7. Liberar Karma